VIVIR CORRIENDO

En modo deportivo, que las carreras fuera del ámbito sólo logran generar estrés.

 

Ahora que acabamos de hacer la segunda carrera conjunta como equipo VÍVELA¡VIVA!, vinieron a la cabeza malos momentos vividos con las piernas. Algunos contratiempos me llevaron a pasar por el quirófano varias veces, justo en los momentos que mejor me encontraba físicamente.

 

Esas situaciones me crearon dudas de si podría volver a correr (y hacer otros deportes). La cabeza a veces da muchas vueltas, pero el cuerpo cumplió su parte y pronto volvimos a calzarnos las zapatillas.

Cada regreso era una primera vez, con su emoción y sus nervios.

 

Personalmente  me costaría imaginarme un día a día dejando el deporte de lado. Desde pequeño he ido practicando, entrenando y, lo más importante, disfrutando con ello de una manera increíble.

El deporte ha sido buscar metas, proponer una disciplina, ser consciente de los límites, tratar de superarse por uno mismo, compartir tiempo con otros... un estilo de vida que ha superado ese apartado y se ha desplazado a otros ámbitos.

 

Porque la vida también son objetivos, es conocer lo que uno puede o no puede ofrecer, es luchar por llegar a la meta, es compartir tiempo con los demás... es una forma activa de pasar por la vida.

 

Porque mientras hay vida, hay carreras. Y mientras quede carrera, hay vida.

LA VIDA TAMBIÉN SON OBJETIVOS.

PORQUE MIENTRAS HAY VIDA, HAY CARRERAS. Y MIENTRAS QUEDE CARRERA, HAY VIDA.



VIVIR SIN PENSAR (DE MÁS)

En ocasiones nos encontramos con la cabeza saturada de pensamientos, ausentes de lo que ocurre más allá de nuestro yo interior, cuando alguien se acerca y nos dice aquella frase habitual y socorrida: "deja de darle vueltas a las cosas".

Rápidamente pensamos, "ojalá fuera tan fácil".

 

No existe una frase mágica que rompa  automáticamente  esa dinámica, tampoco un KIT-KAT crea el deseado paréntesis, pero si cogemos las ideas que quieren expresar y le damos forma, podemos buscar pausas necesarias a lo que nos tiene absorbidos.

 

Una buena forma es tratar de cambiar el ambiente, porque si estoy ensimismado en algo, me aislo de lo que me rodea, no dejo pasar a nadie ni a nada a mi interior. Es momento de obligarse a romper esa barrera y quedar con alguna/s persona/s que nos hagan sentir bien y en cuya compañía sepamos que vamos a estar entretenidos.

 

Esa compañía nos va a suponer hablar de temas diferentes, nos van a contar otras cosas y quizás con el paso de los minutos, en la distensión de la charla, saquemos a relucir nuestras inquietudes y otros puntos de vista nos arrojarán luz y pueden ayudarnos a pensar mejor.

Todos tenemos algún conocido que sin serlo ejerce como el mejor psicólogo personal.

 

Si no tenemos opción disponible para quedar en el momento con nadie, hay otros recursos de los que sí podemos echar mano.

La música tiene una magia capaz de conectar con las emociones, con lo mental y lo corporal, con nuestro yo de más adentro y de soltar la energía necesaria que nos hace sentir bien. ¿Cuál esa canción que convierte tu salón en el escenario de un gran festival de música?

 

Un papel y un lápiz pueden incluso ser una catarsis. Ir escribiendo o garabatear ideas, perfilar dibujos... un trabajo que en el fondo nos concentra en otro punto, nos distrae.

 

También existen técnicas de relajación y concentración que nos ayudan a cambiar los estados mentales.

Aquí es muy interesante comprobar que empezar a trabajar esa concentración nos va a acabar llevando a superar las barreras que antes nos limitaban, en lo mental y en lo físico.

Esto es algo que se utiliza a nivel personal, a nivel académico y a nivel deportivo.

Un día podemos hablar de esto último, ya que algunos de los programas que llevamos trabajan sobre estos conceptos.

 

Sin duda los pensamientos, según los enfoquemos, nos llevarán en una u otra dirección, pero no pueden ser siempre los mismos pensamientos el centro de toda nuestra atención.

Porque distraer la cabeza y no pensar de más, es también necesario.

AQUELLA FRASE HABITUAL Y SOCORRIDA: "DEJA DE DARLE VUELTAS A LAS COSAS".

TODOS TENEMOS ALGÚN CONOCIDO QUE SIN SERLO EJERCE COMO EL MEJOR PSICÓLOGO PERSONAL.

LA MÚSICA TIENE UNA MAGIA CAPAZ DE CONECTAR CON LAS EMOCIONES, CON LO MENTAL Y LO CORPORAL.

TAMBIÉN EXISTEN TÉCNICAS DE CONCENTRACIÓN QUE NOS AYUDAN A CAMBIAR LOS ESTADOS MENTALES.



VIVIR UN DÍA TRISTE

Este domingo recibimos con tristeza la noticia del desenlace de la desaparición de Gabriel.

Se hace difícil asumir que puedan suceder tales cosas, se mezclan sentimientos, pensamientos y se hace complicado verbalizar y expresar todo aquello que tenemos dentro.

 

En las siguientes horas hemos podido leer y escuchar demasiadas cosas, pero en mitad de esa oscuridad que envolvía todo pudimos escuchar esta mañana unas declaraciones de la madre en la radio.

En ellas hemos recibido un ejemplo admirable, unas palabras que deberían hacernos reflexionar a todos.

 

Me quedo con ello, con su imagen y su mensaje, algo que en estos días nos supieron mostrar los familiares del niño.

Todo nuestro apoyo y nuestro afecto para ellos.



VIVIR EL MOMENTO "ME ABURRO"

Durante una charla acerca de las normas y los límites en la educación, salió el tema del aburrimiento en los niños.

Fue interesante escuchar los diferentes comentarios y análisis que empezaron a surgir.

 

Parece que a día de hoy los niños y los jóvenes tienen que estar ocupados en la totalidad de su tiempo. Les buscamos tareas o atendemos inmediatamente sus demandas para, por ejemplo, darles el móvil y que "se entretengan".  

No digo que no haya que sugerirles opciones y evidentemente cada niño tiene unas necesidades a nivel individual, pero no pasa nada por dejarles espacios y momentos en los que puedan experimentar "el aburrimiento".

Es bueno proporcionar estímulos que les hagan despertar la curiosidad y su iniciativa, pero sobreestimularles continuamente acaba siendo un error, por varios motivos:

  • el cerebro necesita un entrenamiento y tiene límites según la fase de desarrollo, límites que en ocasiones sobrepasamos dificultando el aprendizaje,
  • se va perdiendo capacidad de sorprenderse y eso lleva a desmotivarse,
  • se genera estrés y frustración también,
  • inhibimos la capacidad creativa, no desarrollan su imaginación ni tienen monólogos con su espacio interior,
  • se pueden ver afectadas capacidades importantes para un buen rendimiento escolar y personal.

Esto último ya tendremos ocasión de tratarlo en otra entrada, relacionando las nuevas tecnologías durante el desarrollo con la memoria, la concentración y la atención.

Ahora me gustaría hacer más hincapié en la relación aburrimiento-creatividad.

 

Los niños desde sus primeros momentos son inquietos exploradores. Poco a poco se mueven para conocer su entorno y lo que les ofrece, tratan de resolver problemas por ensayo-error llegando a descubrir ingeniosas fórmulas para un mismo objetivo, van tomando decisiones propias...

Lo hacen a su ritmo, siendo activos.

 

Esta forma de descubrir el mundo va cambiando durante el desarrollo. Se pasa de una amplia libertad en cuanto a ritmo y materias de aprendizaje a una estructuración más rígida de las mismas. En parte ocurre porque al crecer se van incorporando más actividades regladas con horarios que marcan el ritmo del día, pero también influyen pequeños detalles de los que no siempre somos conscientes.

Por ejemplo, cuando ellos están jugando con un cochecito en casa, le empezamos a mostrar otro juguete. Queremos que juegue, pero interrumpimos algo que ya estaban haciendo.  Aquí es revelador mirar la cara de desconcierto de los niños en ese momento: alucinan, nos expresan su extrañeza por el interés que mostramos porque ellos jueguen con el otro juguete. ¿Qué tiene eso que no tenga el mío? ¿No puedo seguir con éste?

 

En el fondo estamos decidiendo por ellos cosas que estaría bien dejarles decidir por su cuenta. Son pequeños detalles que a la larga, si continuamente les estamos proporcionando nosotros las tareas sin consultarles, influirán negativamente en su capacidad de tomar decisiones. Y a la par les frustraremos.

Es bueno dejarles margen de decisión. Antes de seguir  me gustaría destacar que con dejar aburrirse no se pretende decir no estimular. Lo que queremos es no sobreestimular, como decíamos al principio. ¿Y cómo se consigue eso? Pues se trata de buscar un equilibrio, como en muchos ámbitos de la vida.

Volviendo al ejemplo del cochecito, vamos a poder entenderlo mejor: ese cochecito ha sido un estímulo para que el niño ponga a volar su imaginación y su capacidad creativa. Sin embargo, el otro juguete que le mostramos en un sobreestímulo innecesario en ese momento.

En otra ocasión, ese juguete que ahora mismo era un sobreestímulo pasará a ser el estímulo si el niño decide utilizarlo para sus juegos.

 

Esto me hace plantear dos cuestiones para que las meditemos cada uno: si tenemos dos juguetes que en un momento son un estímulo pero en otro un sobreeestímulo, ¿qué ocurre cuando en los cumpleaños, Navidad o Reyes los niños reciben de golpe varios juguetes? ¿Influirá en su futura capacidad para sorprenderse tanto estímulo de golpe?

 

Después de este momento reflexivo, continuemos.

Un niño o un joven, cuando se encuentra con la sensación de aburrimiento, normalmente tiene algo cerca que podría sacarle de esa situación. El problema es que muchas veces ese algo lo tiene ya quemado y no le motiva.

Entonces, ¿pasamos a darle algo nuevo? Aquí es bueno no impacientarnos. Vamos a dejarles su espacio.

 

Desde luego un adolescente preocupa normalmente más a los padres por no saber cómo actuar y las hormonas y el carácter en esa edad suelen cargar el momento de inmediatez en la búsqueda de la solución, pero vamos a esperar. Hay algo que no le motiva ahora, vale, pero como tiene unas cuantas cosas más, no desesperemos.

Dejemos que piensen, que reflexionen y le den vueltas a las opciones que tienen. Normalmente, tanto niños como jóvenes acaban encontrando algo para pasar el rato y alejar su aburrimiento. Y además, en ese tiempo han podido disfrutar de un momento de encontrarse con ellos, de pensar, han buscado alternativas por sí mismos, han tenido la posibilidad de ser creativos en cuanto a soluciones e incluso estamos ayudándoles a ser pacientes.

Y también algo muy importante: les hemos dejado libertad para ese proceso. Es en parte actuar volviendo a cuando eran los pequeños e inquietos exploradores.

Recomendamos hablar con los hijos la motivación de actuar así, va a ser beneficioso que se lo expliquemos.

 

Estamos indicado que han podido ser creativos. ¿Y por qué han podido serlo? ¿Nos lo imaginamos?

Pues porque tenían el cerebro despejado, sin estar ocupado en otras tareas.

Sin estar metido en una rutina o unas directrices, el cerebro empieza a mostrar un funcionamiento en el que van surgiendo ideas de todo tipo y se conecta con nuestra parte interior. Esta parte de conexión interior es bueno destacarla también. Nos ayuda a conocernos mejor, nos aporta equilibrio y bienestar psicológico.

 

Hemos hablado de los niños y jóvenes que logran salir reforzados del aburrimiento por sí mismos. ¿Pero qué podemos hacer con los que le cuesta más? Ayudarles un poco, darles un estímulo pero de una forma indirecta.

 

Con los más pequeños podemos hacer una prueba de creatividad con elementos habituales en casa pero que pasan desapercibidos.

SI cogemos un cartón de leche, unos tapones, pajitas, tijeras y pegamento y los dejamos en una mesa del salón, van a tener algo desconcertante en un primer momento. En esos instantes iniciales vamos a ver cómo actúan. Puede que la curiosidad les acerque a explorarlo y a partir de ahí empiecen a moverse sus ideas y pensamientos interiores dando forma a algo con esos objetos.

Si aún así les cuesta arrancar, demos un paso más con ellos y vamos a plantearles qué podemos hacer con esos objetos, dejándoles margen para pensar. Pronto descubriremos cómo de su cabeza surgen ideas tales como hacer un robot, un tren, un coche, un minion... eso y muchas cosas sorprendentes más, ya veréis.

Podemos repetir esto con diferentes materiales e incluso acercarles recursos para manualidades más complejas tipo mecano o de construcciones.

 

Con los que son ya más mayores, vamos a utilizar igualmente la mesa del salón para dejarles cosas que les despierten interés (esta mesa puede ser un espacio comodín para fomentar la curiosidad y la creatividad en casa).

Podemos dejarles folletos informativos de actividades que les hagan replantearse situaciones: un deporte, un instrumento o una posible excursión van a hacer que imaginen situaciones, se  motiven e incluso pueden darles opciones a que se abran y nos planteen sus propias ideas e inquietudes. Aquí es bueno recalcar que los dejaremos a modo informativo inicialmente, que sean ellos los que se acerquen  a verlos y lleven la iniciativa de proponernos lo que deseen. Si vemos que no lo han visto, sí que nos acercaremos a explicarles mejor el motivo de estar ahí.

También podemos dejarles un libro o un tebeo y ver cómo reaccionan ante él, ya que la lectura estimula la imaginación y la creatividad. Incluso un cd de música (la música clásica es una buena opción casi siempre) para que tengan su momento para  escucharla tranquilamente y relajarse en sus pensamientos.

Otra opción interesante es dejar escrito en un papel una pregunta a modo de reflexión. Por ejemplo, "¿qué pasaría si no existiera la televisión?" o "¿cómo sería salir a la calle hoy en día si fuéramos todos vestidos con armaduras?" o "¿cuál sería el resultado final de películas como Star Wars si el cine fuera todavía mudo?". Con el tiempo podemos comentar los pensamientos e ideas que han surgido de ellas. Si tenemos oportunidad, la cena sería un momento ideal para hablar y comentar, ya que además reforzaremos vínculos emocionales y afectivos entre todos.

 

Estamos descubriendo que aburrirse quizás no sea tan malo como pensábamos al principio. Incluso esta última parte nos puede hacer plantearnos que quizás la creatividad de nuestros hijos pase por ser también imaginativos nosotros. Pongámonos a ello.

ABURRIRSE EN ALGÚN MOMENTO ES NECESARIO: GENERA CREATIVIDAD Y MONÓLOGOS INTERIORES.

LOS NIÑOS DESDE SUS PRIMEROS MOMENTOS SON INQUIETOS EXPLORADORES.

CON DEJAR ABURRIRSE NO SE PRETENDE DECIR NO ESTIMULAR.

DEJEMOS QUE PIENSEN, QUE REFLEXIONEN Y LE DEN VUELTAS A LAS OPCIONES QUE TIENEN.

PODEMOS HACER UNA PRUEBA DE CREATIVIDAD CON ELEMENTOS HABITUALES DE LA CASA.

LA LECTURA ESTIMULA LA IMAGINACIÓN Y LA CREATIVIDAD.



VIVIR Y LUCHAR CONTRA EL CÁNCER

Hoy, 15 de febrero, se celebra el Día Internacional del Niño con Cáncer. Una palabra siempre difícil de afrontar la primera vez que se escucha.

En la entrada anterior hablábamos de Randy, un hombre ya adulto mostrándose vitalista durante la enfermedad.

Cogiendo su forma de afrontar el cáncer, vamos a empezar con un dato ofrecido por la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer: la tasa de supervivencia es del 80%,

Si nos acercamos después a la página de la AECC, nos encontraremos más datos que nos arrojan esperanza para afrontarlo.

 

Sí, son datos estadísticos que nos demuestran los avances que año a año se van produciendo en la lucha contra el cáncer infantil y hay que verlo como algo positivo, pero no podemos deternos aquí: aún queda recorrido para intentar llegar al máximo en la tasa de supervivencia y dejar en l mínimo posible  la cifra de nuevos casos anuales.

 

El camino de la investigación depende de muchos organismos que están por encima de nosotros, pero en este día os queremos acercar una serie de propuestas en las que podéis colaborar, pues la suma de todo apoyo resulta decisiva para llegar al objetivo que todos anhelamos: derrotar al cáncer.

Aquí os las dejamos:

Si conocéis propuestas parecidas y nos las queráis recomendar, serán bienvenidas.

AÑO A AÑO SE VAN PRODUCIENDO AVANCES IMPORTANTES.

PODEMOS PONER NUESTRA PEQUEÑA AYUDA EN LA INVESTIGACIÓN.


Como cada 15 de febrero, Dia Internacional Del Cáncer Infantil, desde la FUNDACIÓN JUEGATERAPIA  homenajean a los niños más fuertes del planeta, a los que gritan #Iwillsurvive.


VIVIR LOS SUEÑOS Y ALCANZARLOS

Ya ha pasado el tiempo suficiente para que el nombre de Felix Baumgartner pueda no decirnos absolutamente nada.

SIn embargo, diciendo que fue la persona que se lanzó en caída libre desde la estratosfera allá por el 2012 igual recordamos algo.

¡Qué de sensaciones e imágenes dejó aquel salto al vacío!

A posteriori, muchos le envidiaron, pero antes de saltar creo que nadie le hubiera cambiado el puesto.

Era una apuesta arriesgada, quizás menos de lo que mitificamos, pero no debe ser nada fácil estar en esas condiciones y controlar la mente y el cuerpo. Si ya pisando tierra firme nos entra vértigo vital, imaginemos a 39 km. de altura.

El salto fue un éxito, pero podía haber tenido otras consecuencias menos agradables para el bueno de Felix. La baza de la suerte se jugó de su lado.

 

Ese momento me recordó a que unos meses antes me habían hecho descubir un libro en el que se veían los giros de la vida y la suerte.

Ese libro trataba acerca de la vida de una persona real contada por él mismo. Esa persona es Randy Pausch, profesor de Ciencias Informáticas.

El libro se basa en una conferencia que prepara bajo el título "Cómo alcanzar los sueños de tu infancia", lo que nos puede dar una idea del contenido. Aunque no habla solo de sus sueños, si no de que los demás también podemos hacer realidad los nuestros; porque sí, es increíble ver cómo Randy experimenta la graveda cero, cómo publica una entrada en una nueva edición de la enciclopedia que había sido la fuente de conocimientos para él, cómo un actor de su serie favorita accede a colaborar en un proyecto con sus alumnos, cómo trabaja durante un tiempo en Disney... La suerte había marcado esos momentos de su vida, se había atrevido a dar más de un salto y le había ido bien.

Más tarde volveremos de nuevo a él.

 

Saltos y proezas imposibles convertidos en realidad. ¿Por qué no pensar en nuestros saltos? ¿Por qué no vamos a lograr nosotros aquello que podamos soñar? ¿Estará la suerte de nuestro lado?

Estas preguntas tienen dos salidas: o nos las aclaramos saltando o nos perseguirán durante mucho tiempo.

Y el tiempo pasa rápido, las cosas tienen su momento y, a modo de ejemplo, decir que ya ni nos acordamos que subieron el IVA.

 

Hay momentos en los que saltar es la mejor apuesta.

Felix, al verse en el instante anterior a lanzarse tendría mil miedos en la cabeza, pero al posarse en tierra firme, ha descubierto que el miedo y la caída quedó en una anécdota.

Esa experiencia le va a acompañar, y le llenará, sin duda que le llenará. Y mucho. Un reto, un momento... y ya parte de la vida.

 

Si Randy no hubiera lanzado sus cartas, no habría tenido la misma vida. No sé cuál hubiera sido, eso es imposible de saber, pero sí que sé más acerca de su vida en relación con la suerte.

Al igual que Felix, la suerte había estado de su lado. La buena suerte concretamente.

Pero Randy tuvo otro encontronazo vital con la suerte. Con la mala en este caso. En esa conferencia que da y cuenta de forma tan vitalista, él ya es consciente de una cosa: le quedan meses de vida. Tiene 47 años, una mujer a la que adora y tres hijos pequeños.

Recomiendo leer "La última lección", todo un libro inspirador.

 

La vida no solo ofrece saltos y momentos en los que la suerte desvía los hilos a uno u otro lado a tipos como Felix o Randy; también lo hace con nosotros.

No nos damos cuenta y somos afortunados en muchos aspectos. Hay que evitar la tendencia de quedarnos con lo malo. Dentro de nosotros hay mucho bueno. Y en nuestro entorno.

Nosotros podemos darlo, nosotros podemos cogerlo. Nosotros también podemos saltar. Nosotros podemos hacer saltar. De eso se trata: dar lo mejor e intentar que los demás saquen lo mejor también. Todos tenemos ese potencial.

 

En Felix, en Randy, en ti, en mí y en cualquiera hay una cosa que nos llevará a saltar. Creer en algo. Hay cosas que se ven y hay cosas que, como el aire, se sienten aunque no se vean. Hay una verdad empírica y hay una verdad psicológica, pero creer en algo significa sentirlo.

¿Y qué mejor que creer primero en el potencial que hay en nosotros para hacer realidad aquello que soñamos?

SALTOS Y PROEZAS IMPOSIBLES CONVERTIDOS EN REALIDAD.

DE ESO SE TRATA: DAR LO MEJOR E INTENTAR QUE LOS DEMÁS SAQUEN LO MEJOR TAMBIÉN. TODOS TENEMOS ESE POTENCIAL.

HAY COSAS QUE SE VEN Y HAY COSAS QUE, COMO EL AIRE, SE SIENTEN AUNQUE NO SE VEAN.



VIVIR SIN BARRERAS

Aún estamos lejos de poder afirmar que vivimos en un entorno accesible y sin barreras.

No nos fijamos en esos detalles que crean un muro ante tareas tan cotidianas como bajar a la calle a comprar el pan hasta que una persona cercana o nosotros mismos las encontramos, haciéndonos conscientes de la situación.

No es un tema nuevo, ya que desde hace años se vienen denunciando estas dificultades e incluso se ha intentado concienciar a la sociedad a través de diferentes artículos,

pero lo que está claro es que a día de hoy la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social no se está cumpliendo.

Queda todavía camino por hacer hasta lograr un entorno libre de barreras, pero no podemos demorarlo más en el tiempo. Las actuaciones se tienen que llevar a cabo cuanto antes y esto es responsabilidad de todos. Debemos ser conscientes de esta realidad que viven muchas personas en nuestra sociedad y empujar para que esta realidad cambie. En nuestro inconformismo ante ciertas situaciones está el motor del cambio. Actuemos.

 

 

EN NUESTRO INCONFORMISMO ANTE CIERTAS SITUACIONES ESTÁ EL MOTOR DEL CAMBIO



VIVIR PLANTEANDO PREGUNTAS

La pregunta tiene como fin que alguien nos ofrezca una respuesta acerca de una cosa o tema, cualquiera que sea. Es una forma de conseguir la información que necesitamos, ya que generalmente las respuestas no vienen caídas de la nada (dejemos un pequeño margen al azar).

Por tanto, tener preguntas implica curiosidad y ganas de aprender u obtener información. Eso viene a señalarnos que, cuando alguien nos viene a preguntar, detrás de la cuestión que se nos plantea hay interés en aprender algo.

Es lo primero que convendría pensar antes de reírnos o menospreciar la duda formulada, ya que esa actitud puede acabar dejando muchas preguntas sin respuesta en el futuro. O lo que es peor, pueden ser respondidas de manera inadecuada en otras esferas.

Vivir con preguntas, no es algo malo. Y mucho menos en un momento en el que la sociedad apenas puede distinguir si la información que recibe a través de los distintos medios informativos es real o falsa.

Vivir sin respuestas o con respuestas incorrectas, errores vitales asegurados.

POR TANTO, TENER PREGUNTAS IMPLICA CURIOSIDAD Y GANAS DE APRENDER U OBTENER INFORMACIÓN



VIVIR EL PASO DEL TIEMPO

Cuando uno es más joven, pretende hacer algo que no haya hecho nunca nadie: ¿acaso no hemos soñado con ser súper-héroes o con cambiar el mundo?
Pasan los años y con participar en determinadas actividades, algunos se conforman. Como diría el anuncio de cierto perro detective, "¡ERROR!".
Se podrán perder cosas en el proceso de madurar, pero en nuestro proceso vital nunca deberemos dejar de lado:
  • al niño que se sorprende;nos proporciona puntos de vista únicos, crea nuevas reglas, siente la vida,
  • al adolescente que se rebela; es la ilusión y la fuerza para lograr objetivos,
  • al adulto que pone la lógica necesaria; nos ayuda a conocernos y saber dónde y cómo  dirigir nuestros pasos.
Y no dejemos de soñar.

¿ACASO NO HEMOS SOÑADO CON SER SÚPER-HÉROES O CON CAMBIAR EL MUNDO?



VÍVELA ¡VIVA!

Comenzamos un proyecto lleno de ilusión, esa ilusión que tenemos cuando somos niños y nos desbordan las ganas de lograr nuestros objetivos, las mismas ganas del adolescente que se esfuerza por alcanzar sus sueños.
VÍVELA ¡VIVA! es un proyecto que se dirige a todos los actores que participan del mundo de la educación, pensando sobre todo en los niños y en los jóvenes, pero sin descuidar a los padres, profesores, monitores y demás personas que están ligadas, porque la educación es cosa de todos, así que tratemos de sumar esfuerzos.

LA EDUCACIÓN ES COSA DE TODOS, ASÍ QUE TRATEMOS DE SUMAR ESFUERZOS